¡Bye, Bye Obama!

1 8bfquCo_Z4uAycG2UYgM6w

Obama saluda a la gente frente al paladar donde cenó con su familia en Centro Habana

Por: Luis Manuel de Lima

   La histórica visita del presidente estadounidense Barack Obama a Cuba deja la sensación de haber complacido un poco a todos. ¡Fue un gran show! Pero si algo dejó en evidencias es que arrincona las posiciones extremas, conservadoras de ambas orillas que tanto se complementan, favorecen el statu quo; demuestran la pérdida de sintonía absoluta con la realidad cubana y con el futuro. Por eso la sociedad manifestó un feliz ¡bye, bye Obama! en la despedida por las calles habaneras inundadas de pueblo.

Después de escuchar el discurso central como las demás comparecencias de Obama en La Habana, me pregunto, ¿cómo quedan los que lo califican de traidor? Son los mismos que lo llaman por su nombre completo, Barack Husein Obama, tratando de descalificar su nombre y la legitimidad de su nacionalidad estadounidense y un implícito odio racista.

Existen los porqués contra Obama, por su puesto, ha hecho lo que otros cubanos debían haber impulsado desde hace mucho tiempo, en vez de obstaculizar la normalización entre Cuba y Estados Unidos, convirtiéndose en una especie de “tribunal o autoridad única” de lo que podían o no hacer los gobiernos de dos países vecinos, en función de sus propios intereses. Una locura que lograron imponer durante 56 años, pero la realidad indica que no es posible continuar.

Obama encarna el cambio generacional, la gente joven que interpreta la realidad desde otra perspectiva, que soslaya continuar la vieja estrategia nacida en la Guerra Fría. Plantea superar esa visión a ultranza de confrontación permanente, la de los que prefieren “morir con las botas puestas” antes que dialogar y negociar, los dos verbos más eficaces de la democracia. Obama por el contrario enfatizó la necesidad del debate y defendió el valor de la democracia al tiempo que llamó a la reconciliación del pueblo cubano.

1 N2IsI9404vwiBOzU_trbXA

Las calles llena de pueblo en la despedida a Obama

La sociedad cubana aplaudió a Obama porque rechaza esa manera de concebir la vida, en especial los jóvenes que apuestan impedir la prolongación de la herencia perversa de autoritarismo y de dependencia en nuestra historia; prefieren enfrentar el futuro de otra manera.

Hoy las balas y los cañones no son la diferencia, tampoco la guapería. La  diferencia que plantea Obama está activa en los celulares que llevan en sus bolsillos los jóvenes que tienen acceso a las nuevas tecnologías inteligentes de la información y la comunicación. Herramientas que tenerlas y saber manejarlas significan el acceso a un mundo de oportunidades reales: conseguir información, tecnología y finanzas de manera individual, algo que el Estado cubano no está en capacidad de ofrecer. Un fenómeno que hace imposible convivan paradigmas como el actual cubano, un derivado de la Unión Soviética, y el paradigma moderno de Estado democrático, social de derecho y de justicia.

La propuesta más importante de Obama a Cuba es no temer el desafío del cambio. Fue muy valiente, al pedir a Raúl, en vivo, en cadena nacional de radio y televisión y ante el mundo, no tener miedo a su pueblo. También apostó a que los Estados Unidos no continúen siendo vistos como el obstáculo al desarrollo y la felicidad del pueblo cubano, al contrario.

Otro aspecto notable fue plantear que aceptaba el reto de discutir desde una visión crítica los problemas que enfrenta la sociedad norteamericana y de reconocer con realismo las deficiencias y dificultades que ellos también tienen. Dijo que ese  es el camino peligroso de la democracia, está lleno de espinas pero vale la pena porque es el futuro. Y patentizó el apoyo de Estados Unidos a quienes quieran cambiar. Un mensaje dirigido a la fuerzas política y sobre todo a las que apoyan al régimen.

Quizás cuestionable de Obama el riesgo de reunirse con los opositores, una acción que pudo complicar la relación que está naciendo y hasta la visita a la Isla. Un reto al gobierno cubano que no dejó que la reunión se realizara fuera de la embajada estadounidense. Y una clara provocación venida de los que quieren entorpecer el proceso desde adentro de Cuba y desde afuera.

A mi manera de ver, un peligro innecesario porque Obama conocía de antemano a la gran mayoría de los opositores con los que se reunió en La Habana. Algunos incluso invitados especiales a la Casa Blanca. También conoció a otros durante la VII Cumbre de Panamá y en sus visitas a Miami. Sin dudas, ese evento se produjo por la presión que ejerció el exilio conservador para concretar el encuentro que pudo resultar un obstáculo a la visita.

Igual las manifestación en la Quinta avenida de Miramar tenía un fin mediático para demostrar la represión que todos sabemos realiza cotidianamente el régimen. Pero del resultado de las medidas de seguridad extremas ante la magnitud del visitante lo que se pudo observar fue un operativo policial normal que no trasmitió la violencia que mediáticamente se había calculado. Y a la violencia policial que nos tienen acostumbrados los medios en EE.UU y en Europa.

Hubo otras manifestaciones e irrupciones de disidentes que evidentemente trataron de minar la visita presidencial, como auqellos que ante las cámaras de televisoras estadounidenses gritando, ¡abajo los Castro! De una manera poco creativa y lanzando octavillas que solamente puede hacer alguien que tenga medios que no tiene la mayoría de la población.

Protagonizadas por disidentes que manifiestan públicamente estar a favor del embargo y que tampoco ven con buenos ojos el proceso de normalización de las relaciones con Estados Unidos, una postura cónsona con los sectores minoritarios más conservadores del exilio que no reconocen a las autoridades del gobierno cubano, que van en dirección opuesta a los deseos de la mayoría en Cuba. Situaciones que nos ponen a pensar.

Culminada la visita del presidente estadounidense a Cuba, deja la “amenazante cañonera cultural norteamericana” de inspiración liberal en sintonía con los emprendedores privados. Ojalá se impongan el buen sentido en la mejoría de las condiciones laborales y no solo las empresariales. Aspectos que están en la misma dirección de las reformas al modelo económico de la Isla que promueve el gobierno. Un combate que el régimen acepta porque no les queda más remedio. Ahora comienza la verdadera batalla de las ideas. Cambiar la base económica pondrá el elemento del cambio que falta  en la Isla. El debate entre cubanos que puede cambiar para siempre el destino de Cuba.

En el plano regional y mundial la vista tuvo una gran repercusión. Sin dudas, esta estrategia evidencia el intento de disminuir el simbolismo de Cuba ante las fuerzas  progresistas y de izquierda vistos como David enfrentado a Goliat. Su objetivo principal es recuperar el liderazgo en la región y enfrentar el desafío que representan China y Rusia. Pero con un marcado interés de dividir y revertir los procesos de integracionistas en Latinoamérica que lideran Cuba y Venezuela. Será posible o se constituirá en otro problema. Esas son parte de las interrogantes que nos deja este magnífico evento que muchos cubanos pensamos morir sin verlo.

Opiniones del discurso de Obama durante la visita a Cuba

“fue una joya, se atrevió a decir en presencia de Raúl Castro, que teníamos el derecho de protestar pacíficamente sin ser golpeados ni arrestados”

“Nosotros necesitamos democracia, libertad de expresión”.

“…a mí sí me gustaría que haya partidos y que no sea solo por una elección de vecinos”

“…me gustaría que pudiéramos tener negocios sin límites”.

“…pero hasta ahora no ha quitado el bloqueo, es muy fácil para una potencia hablar de elecciones o de derechos humanos”.

Los temas pendientes para lograr la normalización de las relaciones no son cualquier cosa.

  1. El embargo
  2. La base naval de Guantánamo
  3. Las reparaciones
  4. Democracia y derechos humanos
  5. Política de inmigración
  6. La posición en de EE.UU. en contra de Venezuela.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s