El diálogo entre Cubanos y la Base Naval de Guantánamo

base-naval-de-guantanamo

Por: Luis Manuel de Lima

 A propósito de los comentarios realizados sobre las condiciones para la devolución de la base naval de Guantánamo, por el candidato presidencial estadounidense del partido republicano, Donald Trump, el tema vuelve a tomar actualidad. Sin dudas, son advertencias que denotan gran desconocimiento del histórico diferendo cubano-estadounidense. Comportamiento que despierta el nacionalismo cubano, uno de los factores que unifican a la mayoría de los isleños, sin importar las diferencias políticas.

guantanamo-valla-230913

Decir que Cuba debería ocupar su territorio de la Base Naval de Guantánamo y reembolsar a Estados Unidos el pago como trato para recuperar la soberanía sobre ese territorio, no nos debe alarmar, desde la visión de un hombre de negocios, un capitalista por excelencia, esa es la manera que sabe resolver los problemas. Los asuntos los soluciona aplicando la ley del más fuerte: si quieres recuperar algo que yo usufructo debes pagar. Sin dudas, una provocación que indica el profundo pragmatismo de Trump que quiere separar a México de  los Estados Unidos construyendo un muro más alto y más largo y que los mexicanos paguen el costo de la construcción del mismo. Mientras a los cubanos nos quiere vender o alquilar nuestro propio territorio que desde hace 111 años ocupan ilegalmente.

p1gitmo

La legislación internacional vigente respalda la exigencia de Cuba de la devolución incondicional de su territorio. La Resolución Conjunta (Joing Resolution), de abril de 1898, como en el Tratado de París, de diciembre de ese año, Estados Unidos proclamó que Cuba era libre, independiente y soberana. Pero el convenio de la base naval en Guantánamo, firmado en 1903 viola  esta legislación internacional.  Por eso Estados Unidos incluye la cláusula VII a la Enmienda Platt: “(…) para poner en condiciones a los Estados Unidos de mantener la independencia de Cuba y proteger al pueblo de la misma, así como para su propia defensa, el Gobierno de Cuba venderá o arrendará a los Estados Unidos las tierras necesarias para carboneras o estaciones navales en ciertos puntos determinados que se convendrán con el Presidente de los Estados Unidos”.

La cláusula VII fue aplicada a partir del 8 de noviembre de 1902, al solicitar el Secretario de Estado al Gobierno de Cuba la transferencia a perpetuidad de terrenos para establecer cuatro estaciones navales: en Guantánamo, Cienfuegos, Nipe y Bahía Honda.

base-naval-guantanamo_lrzima20130714_0010_4

El convenio es aceptado como arrendamiento no a perpetuidad aunque no se fija la fecha final del acuerdo, con la conformidad de ceder territorios en Guantánamo y Bahía Honda. En 1912 Estados Unidos renunció a la de Bahía Honda y amplió la extensión de la de Guantánamo.

 La apertura de la base naval en Guantánamo es consecuencia de la Enmienda Platt, una imposición admitida por los cubanos como freno a la intervención militar norteamericana que significa hasta el presente una injerencia que restringe las relaciones bilaterales, sobre todo a partir del 17 de diciembre 2015.

“La legislación Internacional establece que el tratado continúa siendo nulo, porque el pueblo y Gobierno cubanos no lo aceptan porque todo arrendamiento es temporal, de ahí que la perpetuidad en el caso de la base naval en Guantánamo es incompatible con ese principio, como lo es también la firma del arrendamiento sin término, porque esto constituye la perpetuidad”.

Con preocupación escucho algunas voces cubanas que confunden la insistencia del gobierno cubano de la devolución de la base naval de Guantánamo, con gestos hacia el régimen que lo legitima y fortalece por parte de los estadounidenses, en el caso que decidieran devolver ese territorio. Cuando la verdadera inquietud debía estar centrada en resolver de una vez esta situación que heredó el régimen cubano de la etapa neocolonial.

Hay aspectos que funden y unifican la identidad nacional cubana y exaltan el nacionalismo, entre ellos está el tema de la soberanía sobre el territorio que ocupa la base naval de Guantánamo, algo que  el exilio cubano podría ayudar a conseguir de las autoridades norteamericanas, porque hasta en un futuro gobierno democrático en la Isla esta situación continuaría siendo una barrera entre las dos naciones vecinas.

Runway,_Guantanamo_Bay_Naval_Base      guantanmo

La recuperación del territorio de la base podría constituirse en un proyecto de integración económica estratégica entre los dos países.

Las condiciones de infraestructura que cuenta la instalación militar garantiza la fácil creación de una zona económica exclusiva en la parte oriental de Cuba. Además cuenta con playas e instalaciones turísticas, deportivas, de servicios y habitacionales que garantizarían a la población de la base continuar viviendo y participando del desarrollo compartido del territorio que  hoy ocupa esa base militar.

El alto costo de mantenimiento de las instalaciones militares están dificultadas por no contar con fuentes de agua potable, sino el uso de plantas potabilizadora de agua salada altas consumidoras de electricidad que obligó a las autoridades a colocar nuevas fuentes de energía alternativas, como el uso de paneles solares. Esta situación mejoraría a partir de  la devolución del territorio, al ser incorporado al sistema electroenergético nacional y a las fuentes de agua dulce potables de la región para uso doméstico, industrial y en las instalaciones turísticas. Resolvería la creación de empleos en esa zona tan depauperada y  garatiza la continuidad  de las familias residentes que muchas se consideran nativos de ese territorio.

base naval turismo

rotavistageneral2analizado6pk

Son infinitas las posibilidades que abriría a los dos países llegar a un acuerdo de mutuo beneficio, amigable, que sirva de distensión tras más de un siglo de enfrentamiento por la disputa territorial. Pasar del enfrentamiento a la construcción de un destino común en el fortalecimiento de una polítca de buena vencidad que brinde beneficios compartidos en los económico y estratégico. Eliminando la desconfianza que hoy carateriza las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s